Consumo indulgente para fortalecer al sector lácteo

La indulgencia es un concepto que tiene que ver con productos que sean aceptables y que el consumidor pueda disfrutar sin culpa. Por ello, hoy los nuevos desarrollos buscan una mezcla de ingredientes que ofrezcan diferentes experiencias de consumo. La industria láctea no puede quedar ajena a esta tendencia.
Con la finalidad de ofrecer soluciones e ideas a la industria láctea bajo la premisa de un consumo indulgente, sano y nutritivo, el Food Technology Summit & Expo ofrecerá un CICLO DE CONFERENCIAS DE CAPACITACIÓN SIN COSTO.

Por Redacción Énfasis Alimentación

Por lo regular, la mayoría de la población experimenta un tinte de culpabilidad y una mezcla de emociones positivas y negativas inmediatamente después de consumir algún exceso en la comida, pero también encuentra sensaciones de placer. El azúcar es ejemplo de ello, a quien se le adjudican muchos de los males de la alimentación moderna. Pero lo dañino no es el azúcar, sino consumirla en exceso.

Sin duda, el dulce es el sabor elegido por los consumidores más jóvenes y, conforme se van cumpliendo años, cambia esa preferencia hacia el sabor salado. Así se ha puesto de manifiesto en el estudio elaborado por Consumolab, el centro de estudios de análisis del consumidor de Ainia Centro Tecnológico, en el que el 55.2% de los Millennials, por ejemplo prefiere el sabor dulce. Sin embargo, a la Generación X les gusta casi por igual el dulce (47.5%) que el salado (46.5%). Y son los Baby Boomers quienes se decantan por el sabor salado (50%).

En general, lo dulce y lo salado son los dos sabores preferidos por los consumidores, en un 48.3%, y un 46%, respectivamente. Sin embargo, el gusto por el sabor ácido y el amargo va aumentando con la edad. Así, por ejemplo, sólo el 3.2% de los Millennials elige el sabor ácido.

Si la distinción es por sexo, las mujeres prefieren el dulce (51.2%) con una diferencia de más de 10 puntos respecto a los hombres, mientras que ellos prefieren el sabor salado (50%) frente a las mujeres; ellas solo eligen en un 43.9%. En cambio, con el sabor ácido (4.5% de los hombres y 4.3% las mujeres) y el amargo (2.8% y 0.6%), la distinción de preferencias por sexo es menos evidente.

Los números demuestran que toda vez que se piensa en el sabor, es prácticamente imposible evitar una pequeña reflexión sobre el dulce placer que provocan los alimentos. El consumidor no se resigna a perder sabor para ganar en salud, por lo que busca un equilibrio entre la indulgencia y una alimentación correcta. Esta ecuación es la que deben tener en cuenta los desarrolladores para conquistarlo y sorprenderlo, observando sus diferentes intereses: saludable y benéfico, sustentable y ético, confiable y de calidad, así como ofrecer una experiencia sensorial completa y personalizada.

La indulgencia es pues un elemento inherente a todas las personas y que, más allá de las crisis o los tiempos de bonanzas y de un mayor o menor nivel de selectividad, cada vez los consumidores querrán darse un gusto en sus vidas, una gratificación por todos los esfuerzos que la vida cotidiana impone. Las marcas, productos y platillos tendrán que buscar su costado “indulgente” para alcanzar esa preferencia. Al final todos los alimentos, como las bebidas o los lácteos por ejemplo, tienen propiedades que son benéficas para la salud, pero como cualquier otro producto, el exceso o la carencia siempre puede ser perjudicial, entonces no hay que catalogar a los alimentos como buenos o malos sino simplemente aprender a llevar una dieta variada y equilibrada, donde no solo es la cuestión saludable sino también está el placer y la convivencia social que brinda la alimentación.

También para los fabricantes de alimentos el uso creativo de ingredientes ofrece todo tipo de posibilidades para crear productos dirigidos específicamente a las generaciones que crecen con influencias multiculturales y que desarrollan una actitud abierta a las posibilidades que ofrece la diversidad, incluyendo todo lo que se refiere a la elección de alimentos y bebidas. Los Millennials forman parte de ese grupo. Y también el grupo de la posterior Generación Z, los nacidos a partir de 1997, que ya constituyen cerca del 25% de la población mundial. Para 2020, esta cifra será del 40%. Razones de peso para que las preferencias alimentarias y la indulgencia jueguen un enorme papel en la industria de alimentación.

INNOVACIÓN Y CONVENIENCIA PARA REVITALIZAR A LA LECHE
Impulsados por las tendencias de salud y bienestar, la nueva generación de consumidores excluye a los lácteos de su dieta debido a la presencia de lactosa o alto contenido de azúcar. A su vez, con más de la mitad de la población mundial padeciendo intolerancia a la lactosa en diversos grados, los productores de yogures, leches saborizadas y otros productos lácteos fermentados llevan ya mucho tiempo buscando una solución costo-efectiva y simple para reducir la lactosa sin afectar el sabor final del producto.

Mundialmente los consumidores continúan siendo sumamente positivos respecto de las bondades de la leche, y comprenden su valor nutricional, pero sienten que su variedad y conveniencia no van al ritmo del estilo de vida moderno y de las expectativas del consumidor. Esta es la conclusión a la cual llegó un estudio internacional dirigido por Tetra Pak y que se publicó en el 8vo. Índice Lácteo de la compañía. El estudio realizado en 2015, subraya la necesidad de las empresas lácteas de revitalizar la importancia de la leche entre los consumidores de todas las edades, a través de la introducción de productos innovadores que brinden conveniencia, salud e indulgencia, sin descartar las nuevas experiencias sensoriales.

Por varios años, la industria alimenticia ha logrado un aumento en la demanda de productos nutritivos y convenientes, gracias a nuevos consumidores preocupados por su salud que llevan una vida cada vez más activa. Las personas ya ven a la leche como “nutritiva”, “saludable”, “una buena fuente de calcio” y “sabrosa”, pero para conservar su relevancia en el mundo moderno, los productores necesitan innovar y desarrollar bebidas que reflejen los cambiantes estilos de vida.

De acuerdo con Tetra Pak, “la clave para impulsar a los lácteos en todo el mundo es que los consumidores se apasionen por tomar leche: crear nuevos productos y desarrollar campañas de comunicación para mostrar que es conveniente, placentera y relevante para todos, incluso como si fuera un gusto”. De aquí se derivan cuatro tendencias mundiales:
1. Gustos lujosos pero a la vez permitidos
2. Productos hechos a la medida que hacen más digerible la leche o brindan beneficios de salud adicionales.
3. Bebidas para consumir en la marcha o como snack
4. La preferencia por una leche “pura” con valores orgánicos o “naturales”.

La demanda de leche y derivados viene incorporando un cambio en los hábitos de consumo hacia productos que contribuyan a mejorar las condiciones de salud de la población, no sólo con productos lácteos reducidos en grasa o azúcar, sino con la disponibilidad en la ingesta de componentes como vitaminas, pre y probioticos o fibra, en general, con componentes que no proceden directamente de la leche de origen animal, pero que adicionados o modificados representan un opción funcional para mejorar la dieta de los consumidores, no sólo por lo que aporta la leche como alimento, sino lo que obtiene en la industrialización y transformación en quesos, yogures y en leches industrializadas.

Para los consumidores que vuelven su atención hacia el consumo responsable y buscan un estilo de vida más saludable, se inclinan hacia las bebidas de origen vegetal. Esta es la razón por la que la tasa de crecimiento de este segmento de producto sigue al alza, y los expertos predicen un incremento del 15% anual para 2020, debido sobre todo al ímpetu que se vive en regiones como Norteamérica, Brasil, China y Tailandia, aunque Sudáfrica y diversas regiones europeas también contribuyen de forma clave al significativo crecimiento en el segmento de bebidas no lácteas de origen vegetal.

Los expertos de mercado atribuyen esta tendencia positiva fundamentalmente a que la imagen y el posicionamiento de producto de las alternativas a la leche han cambiado considerablemente en los últimos años, y con ello el hábito de consumo de los consumidores. De acuerdo con SIG Combibloc, proveedor de envases de cartón aséptico y sistemas de envasado para alimentos y bebidas, “las bebidas de origen vegetal ya no se ven meramente como sustitutos o productos alternativos a los que el consumidor recurre en caso de intolerancia a la lactosa, por ejemplo. En muchas partes del mundo las bebidas elaboradas a partir de frutos secos, cereales, semillas o antiguas variedades de grano como la quínoa, el alforfón o el mijo se han convertido ahora en productos de estilo de vida que la gente toma incluso cuando no hay ninguna razón imperiosa por motivos de salud. Las bebidas de origen vegetal ya no son productos nicho, ganan cada vez mayor popularidad entre un grupo objetivo que va en aumento”.

Según datos de SIG Combibloc, los países que ya tienen un alto nivel de consumo de bebidas de origen vegetal seguirán liderando en 2020 el consumo per cápita. Hasta 2020, el mayor crecimiento en el consumo se dará en Sudáfrica (25%), Hungría (15%), China (14%), Irlanda (12%) y Austria (12%)”.

En el siguiente video te presentamos una introducción de lo que será la conferencia titulada: Nuevas fuentes alimentarias: ¿desplazarán las leches vegetales a los lácteos?, la cual será impartida por María Patricia Chombo de CIATEJ y se llevará a cabo el Jueves 28 de septiembre, a las 16:15 horas en el Auditorio Diego Rivera:

VER VIDEO AQUÍ

Para conocer la agenda completa de las Conferencias Gratuitas de Innovación Alimentaria, visita: www.foodtechnologysummit.com/conferencias-gratuitas-speakers/

http://foodtechnologysummit.com/conferencias-gratuitas-landing/

Si deseas asistir PREREGÍSTRATE HOY SIN CARGO.

Mayores informes: 52 (55) 5605 1777 Ext. 113 / capacitacionmx@enfasis.com

RESERVA TU AGENDA LOS DÍAS 27 y 28 DE SEPTIEMBRE. ¡TE ESPERAMOS!